Periodismo cubano en Internet: El reto principal está en los contenidos

mayo 24, 2009

Entre marzo y mayo de 2009 cuatro personas -compañeros y ex alumnos- me pidieron ayuda para contestarles cuestionarios en calidad de “experta” para utilizar mis criterios en sus tesis respectivas.

La verdad es que fue una afluencia inesperada, porque ni soy tan “experta”, ni tenía la más remota expectativa de poder “ayudar” a tantas personas a la vez.

Los cuestionarios que me entregaron,  sobre aristas variadas del periodismo digital, versaban todos sobre la “maldita circunstancia” -atrayendo a la fuerza a Virgilio- de la prensa cubana actual, sobre todo en Internet.

Eso lo hace interesante también en la medida que nuestra prensa o nuestra “maldita circunstancia”, no es necesariamente tan específica. Puede haber, y hay, muchos rasgos que compartimos con otros sistemas de prensa en otros lares.

Entrevistadora:

Edda Diz, editora del periódico Trabajadores (www.trabajadores.cu), y estudiante de Doctorado de la UH

La vieja escritura

Escritura

1. ¿Considera que la prensa digital cubana está cumpliendo eficazmente su encargo social?

Lo primero es que no estoy segura de que “la prensa digital cubana” –que estás abordando como un “sujeto” con unicidad, aunque yo pongo en duda esa característica— esté al tanto, sea consciente o al menos se proponga debatir acerca de su “encargo social”.

¿Para qué público existe esa “prensa digital cubana”? ¿Qué características tiene y qué está esperando ese público? ¿Con qué objetivos comunicacionales se realiza la tarea informativa? ¿Con qué recursos, organizados de qué manera, se trabaja?

Es decir, para mí todavía siguen pendientes para la prensa digital aproximadamente las mismas preguntas esenciales que muchos sentimos que el periodismo cubano en general debería estar haciéndose.

2. ¿Cómo considera que debería ser la prensa digital en Cuba y en particular sus productos comunicativos?

Debería ser democrática, libertaria, socialista. Ese es el ideal que me represento. Y no solo en términos de los mensajes estrictamente políticos o ideológicos que “contenga”, sino también en su propia forma y manera. Debería, basándose en la potencialidad tecnológica, experimentar en todo momento la práctica de formas de comunicación para la liberación de los sujetos, para desatar la enajenación reinante, y para enfrentar las costras de los poderes burocratizados/mercantilizados que son esencialmente antisocialistas.

3. ¿Cómo la prensa digital cubana podría contribuir con mayor eficacia a fracturar el cerco mediático y difundir los puntos de vista que desde el país se generan sobre los más diversos temas y en especial sobre aquellos que son silenciados, tergiversados o manipulados en el exterior o por la gran prensa internacional?

Comunicándose mejor. En términos muy simples: buscando despertar interés y concentrar atención. Esto es del ABC de la comunicación.

4. ¿Cuál es el grado de referatividad –índice de citación—que la prensa cubana “digital” consigue para temas sobre Cuba en la prensa extranjera? ¿Y sobre temas no cubanos? ¿Cuántas veces logramos que los demás nos atiendan?

El reto principal sigue estando en los contenidos. “El contenido es el rey”.  Hay mucho que demostrar todavía a golpe de contenido, de la palabra, de la inmediatez, del enfoque, de la buena, oportuna y significativa imagen, de la buena redacción, del uso eficiente de fuentes, de la demostración de densidad cultural e ideológica en los relatos periodísticos.

Claro está que el público de Internet no son cuatro lugareños sometidos a una aguda escases informativa, y a una casi monolítica manera de leer el mundo.

Hay que encarar la diversidad con altura cultural: el mundo no es un corralito. Y hay que asumir que es condición sine qua non de la buena comunicación la empatía, el hilo con el otro. No se puede empezar con esos hilos rotos. El largo entrenamiento que tenemos de vida en la “trinchera” a veces nos compulsa a tratar a los otros como enemigos de facto, solo porque no son idénticos a nosotros o porque no comparten “nuestra verdad”.

La guerra existe: el capitalismo mundial siempre tratará de arrasar, con su poder inmenso, cualquier atisbo de ruptura. Pero no solo hay que seguir ratificando cómo nos tratan de dañar.

Yo pienso que todo lo que haya podido, o en el futuro pueda avanzar la guerra comunicacional que se nos hace y hará, se debe en una medida nada despreciable también a nuestras propias incapacidades para hacer guerrilla comunicacional de forma eficiente. Los ejemplos sobran.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: