Restauración

mayo 21, 2009

Después de dos años sin “tocar” este blog lo he salvado de mi propio olvido y esta mañana le hice una reparación general.

Todavía, como cuando lo inauguré, no sé bien cómo lo voy a utilizar, porque la verdad es que a veces, o casi siempre, prefiero permanecer en silencio en la red.

Aprecio más el rol de vouyeur que el de quien nos lanza en la cara su parloteo insulso.

Se supone que un blog sea también para revelar sentimientos,  secretos, apetitos, ideas que uno suele rumiar en solitario.

Hay que tener ganas de publicar, de hacer público lo que uno es o cree que es, lo que nos gusta y lo que aborrecemos, lo que de verdad opinamos, lo que nos llena de preguntas sin respuestas, de ansiedades y tribulaciones, de esperanzas y también de miedos.

Yo confieso que no tengo muchas ganas, le tengo un poco de respeto al ojo ajeno,  siempre escrutador, y generalmente prefiero insiliarme en la domesticidad que implica la vida de los átomos.

Pero también veo a mi alrededor, en la Cuba que habito, entre mis amigos, entre algunos de mis más queridos ex-alumnos, una necesidad de decir que de vez en cuando también me seduce y me anima.

Pues que sea entonces, pensé  esta mañana, y me dediqué a sacar escombros de mis Enlaces, para empezar poco a poco a hacerme esta casa de bits.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: